LA COMPETITIVIDAD DE RISARALDA

Hay consenso en los expertos en que la competitividad es inherente a los territorios y la productividad a las empresas;  ello quiere decir que desde la perspectiva gerencial cada aspecto debe abordarse de manera diferente y los esfuerzos del gobierno, sector productivo, academia y sociedad deben ir necesariamente en las dos vías, para generar mejores condiciones de vida. Para ilustrar estos temas  mostramos aquí los elementos centrales de la competitividad según el ranking de competitividad de Colombia y en próxima entrega miraremos la productividad.

La  competitividad de Risaralda al 2018 y 2019; se encuentra  en la 7 posición con solo  5.90,   lo cual es sinónimo de debilidades y por ende grandes retos para la mejora; que de realizarse impactaría la  actividad económica y por ende el nivel de beneficios de los empresarios y de los ciudadanos. ¿Cuáles son las acciones a emprender para superar este desempeño?,¿qué hace usted como empresario, ciudadano, académico, o sector gobierno  para superar este desempeño?.

Gráfica 1. Competitividad por departamento 2018.

Fuente: https://compite.com.co/proyecto/indice-departamental-de-competitividad-2018/

Para enfocar la respuesta a los interrogantes anteriores, es importante revisar las dimensiones de la competitividad, que para el 2018 son: condiciones básicas, eficiencia y sofisticación e innovación. Es pertinente aclarar que este índice está siendo modificado por el WEF y que para el 2019; por lo pronto  a Risaralda le quedan retos clave en la sostenibilidad ambiental (10) , educación (12) desde primera infancia hasta  superior, sofisticación e innovación (8); salud(12) , tamaño del mercado (16); el resultado anterior solo podrá modificarse si hay cambios en las prioridades en la agenda pública y privada ; de lo contrario la competitividad será más discurso que realidad; para ilustrar lo dicho, la ciudad capital por ejemplo, no  presentó un solo proyecto de I+D+i  en este cuatrienio y le dio prioridad a el reparcheo de calles y al arreglo de algunos parques antiguos, desatendiendo las intervenciones estratégicas en los temas estructurales, se salva el programa llamado becas Pa  Pepas, pero en educación postgraduada y en PHD e investigación se avanza de manera muy lenta comparado con lo requerido. Los países que marchan a la vanguardia están invirtiendo el 4% del PIB en estos campos, de manera media al 2% y Bolivia está en el 1|% del PIB; Risaralda lo hace a tasa menores es decir  al 0.25% de su PIB, lo que nos pone en clara desventaja para competir, tener empresas de alto impacto y dinámicas; ello explica en parte los bajos salarios de los profesionales del departamento y la alta migración de nuestros jóvenes a otros departamentos.

Las opciones entonces son claras y están disponibles para una agenda seria del desarrollo.

Algunas  acciones a desarrollar con carácter urgente son: fortalecer la gestión ambiental, para ello el nuevo plan de gestión ambiental del departamento será clave; realizar mayor inversión en I+D+i, lo cual requiere esfuerzos de recursos públicos y privados;  la calidad y cobertura de la educación desde primera infancia hasta superior, son dos focos que deben estar en primera línea , y  hay que desarrollar un plan de modernización del aparato productivo y de la calidad de las estrategias empresariales de la región.

Por: Carlos Arturo Caro Isaza
Director Operativo (COO) Innogest Consultores
Ingeniero Eléctrico
MsC en Gestión de Organizaciones
Secretario de Planeación de Pereira (2012-2015)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *